sábado, 18 de abril de 2009

La objeción de ciencia contra una orden superior

¿Puede estar justificada la negativa a obedecer una orden médica contraria a la evidencia científica? ¿Es ético obedecer una orden a sabiendas que puede resultar perjudicial para el paciente?

Parece que entre otras consideraciones, dentro de la complejidad que supone tomar decisiones a partir de ahora puede ser una opción el alegato a la objeción de ciencia.

La objeción de ciencia equivaldría a una negativa de raíz técnica a la práctica de alguna actuación que se exige al médico. Dentro de la práctica clínica, pueden existir varias opiniones distintas sobre la misma cuestión técnica, y sólo las descabelladas deben tenerse por incorrectas.
Recientemente, según aparece publicado en Diario Médico, un Juzgado ha dictado una sentencia en este sentido reconociendo este tipo de objeción, de un facultativo que se negó a obedecer una orden que estimaba incorrecta.

La objeción de ciencia viene recogida en el Código de Ética y Deontología Médica que la reconoce a los facultativos en relación a la jerarquía dentro del equipo asistencial.
El artículo 33.3 de dicha norma establece: "La jerarquía dentro del equipo asistencial deberá ser respetada, pero nunca podrá constituir un instrumento de dominio o exaltación personal. Quien ostente la dirección del grupo cuidará de que exista un ambiente de exigencia ética y de tolerancia para la diversidad de opciones profesionales. Y aceptará la abstención de actuar cuando alguno de sus componentes oponga una objeción razonada de ciencia o de conciencia".

Cabe preguntarse si por analogía puede aplicarse al caso de prescripción facultativa de una cura por ejemplo, de forma contraria a la evidencia científica Una cuestión bastante frecuente, si tenemos en cuenta el desarrollo investigador e innovador en el área disciplicar enfermera. Si bien en los casos de discrepancias entre profesionales la solución dialogada (consenso entre colegas) deberia ser la solucion mas correcta, en la practica habitual sucede que los egos actúan en dirección contraria, lo que resulta al final un perjuicio para el paciente. Será interesante hacer un seguimiento de este cuestionamiento ético.

Ángel Alfredo Martínez
Fuente: Diario Médico

5 comentarios:

Tona dijo...

Ante la situación que presentas me he encontrado en bastantes ocasiones.
Es cierto que por las características de nuestro trabajo en los equipos de salud y por la jerarquía con la que funcionan nuestras instituciones las enfermeras no tenemos fácil resolver el conflicto entre "conocimientos" y "opiniones" sobre un caso cuando no coinciden con el médico.

Desconocía el artículo 33.3. No creo que sea cuestión de relatar aquí como he ido resolviendo las situaciones de conflicto sin conocer la Ley, he valorado cada situación con sentido común para no crear más problemas de los que ya teníamos, pero siempre he intentado hacerme oír "escuchar" . Lo que confieso no tener resuelto y me genera muchos conflictos ( porque los pacientes confían en exceso) es administrar medicación por vía intramuscular de forma injustificada.

Voy a intentar aportar mi visón sobre este tema.
En primer lugar debe ser la propia institución, hospital, centro, etc la que incorpore en su código de funcionamiento el trabajo en equipo como medio para alcanzar la excelencia, con lo que esto supone para todos los que trabajan allí. Implantar esa cultura en toda la estructura.

En segundo lugar las enfermeras debemos dar un paso adelante y defender siempre que podamos con argumentos científicos nuestras posiciones, o tratar de explicar las razones de nuestra postura.

No hay una solución mágica a los problemas, es un camino que debemos recorrer, por suerte cada vez más personas estamos preparados para trabajar unos con otros y ofrecer la mejor atención a los pacientes.

Muchas gracias Ángel Alfredo

Angel Alfredo dijo...

Comparto todo lo que dices, Tona. Ganar en autonomía profesional va a requerir mucho esfuerzo por parte de todos y el convencimiento de que ese es el camino a seguir.
Con respecto a las intramusculares, imagino que habrá que insistir, tambien educar a los pacientes, y de alguna manera llegar a un consenso con el equipo sanitario. Cosa que a veces no es fácil.
Gracias a ti, Tona por tu acertado comentario.

Luis A. dijo...

Me parece muy interesante la perspectiva que planteas Angel. En realidad es un problema bastante arraigado todavía sobre todo en las relaciones entre colectivos profesionales en los que una parte tiende a recurrir al "te lo pngo por escrito" y la otra no siempre tiene las ganas o los recursos suficientes para rebatir con argumentos científicos determinadas pautas.
Coincido plenamente con los dos en vuestras argumentaciones y ciertamente creo que la meta está cada vez más cerca, porque en el fondo unos y otros sabemos que estamos condenados a entendernos, para garantizar una asistencia de calidad a nuestros pacientes y porque la realidad es muy cabezota y acaba demostrando siempre que el trabajo es más eficaz si se hace en equipo (uniendo sinergias).

Xosé Manuel Meijome dijo...

Muy interesante este tema...Yo creo que aún cuenta demasiado la relación interpersonal (el llamado 'buen rollito') y poco el mutuo respeto profesional centrado en la atención de calidad al paciente sobre bases de conocimiento comunes.

A mí no se me escapa cada día que tengo mucho, pero mucho que aprender... otra gente (facultativos, pero también enfermeras) traen la cátedra de casa, eso sí; siempre con el encabezado maldito: "yo creo..."

A mucha gente le cuesta demasiado pregutar y más aún responder si se le pregunta por la base de tal o cual actitud clínica; lo de 'siempre' es otra de esas coletillas que parecen imposibles de desterrar de nuestro medio.

Angel Alfredo dijo...

Si, en efecto, a menudo cuesta reconocer que no se sabe una cosa, lo cual es una vision decimononica de que el profesional lo tiene que saber todo. Eso era en tiempos pasados donde lo que se tenia que saber era poco. Pero en este tiempo lo que se ha avanzado en salud es inabarcable para una persona. Deberiamos saber compartir conocimiento, lo que incluye respeto por la autonomia profesional, y que no por que yo sea supervisor, jefe de servicio o facultativo, necesariamente tenga que saber mas que otro. Tema interesante, digno de estudio. Gracias por los comentarios.

Localizador de visitas

La ética de la investigación

CIOMS, tal como se la conoce por sus siglas en Ingles (Council For International Organizacions of Medical Sciences) ha desarrollado, en conjunto con la Organización Mundial de la Salud, un conjunto de pautas éticas internacionales para las investigaciones biomédicas con sujetos humanos, con especial atención a los estudios patrocinados por las naciones desarrolladas y llevadas a cabo en aquellas en vías de desarrollo.

Ver http://www.paho.org/Spanish/BIO/CIOMS.pdf para la versión completa en español de las pautas y los comentarios.

Para ser ética la investigación debe cumplir una serie de condiciones, de acuerdo con la pauta 1ª de la CIOMS :

"La justificación ética de la investigación biomédica en seres humanos radica en la expectativa de descubrir nuevas formas de beneficiar la salud de las personas. La investigación puede justificarse éticamente sólo si se realiza de manera tal que respete y proteja a los sujetos de esa investigación, sea justa para ellos y moralmente aceptable en las comunidades en que se realiza. Además, como la investigación sin validez científica no es ética, pues expone a los sujetos de investigación a riesgos sin posibles beneficios, los investigadores y patrocinadores deben asegurar que los estudios propuestos en seres humanos estén de acuerdo con principios científicos generalmente aceptados y se basen en un conocimiento adecuado de la literatura científica pertinente".

Una investigación puede ser mal diseñada o realizada, produciendo resultados científicamente poco confiables o inválidos. En este sentido, la mala ciencia no es ética. Las revistas deberían acogerse a una serie de principios o pautas para su publicación, lo cual sería una buena práctica.

(Parte de este texto se publicó en la lista gneaupp-ulceras el 29 de abril de 2007)